Conde Draco (el Vampiro Drácula de Barrio Sésamo Que le Gusta Contar)

conde draco“Un latido, dos latidos, tres latidos”…

¿Recuerdas la escena donde la condesa Natacha rechaza la petición de matrimonio que le hizo El Conde Draco?

Fue la segunda vez, o tercera, que le daba un no por respuesta a tan amorosa propuesta.

¿Quién es este vampiro de Barrio Sésamo y cuál es su nombre?

El Conde Draco, no en vano también llevaba por nombre Count Von Count, y en Latinoamérica se conoce como El Conde Contar de Plaza Sésamo.

Este conde con pinta de vampiro era uno de los personajes más entrañables de Barrio Sésamo. Un vampiro fuera de lo común, pues resultaba bastante humano. No le asustaba la luz ni chupaba sangre, eso sí que hubiese sido traumático para los niños.

Comprar artículos del Conde Draco

Al contrario que pasa con otros personajes como Coco de Barrio Sésamo, del “conde contar” no hay muchos artículos en el mercado, pero tranquilo, hemos encontrado algunos y seguiremos investigando, mira, mira…

La obsesión por contar del Conde Draco

Por algo tenía el nombre de Count Von Count o El Conde Contar, ya que este ser de piel rosácea le animaba contar todo: notas musicales, murciélagos, las proposiciones de matrimonio que su amada rechazaba… en fin, Draco enseñó a la audiencia de Barrio Sésamo a contar. Y no hasta el básico 10, sino ¡hasta una docena!

Según cuenta la leyenda, los vampiros por muy atípicos que sean, como El Conde Draco, padecen de una extraña manía: aritmomanía. ¡La obsesión incontrolable y repentina de contar!

¡Cuentan de todo, lo que sea…! Draco lo hacía sin importar la cantidad que enumeraba, ni si eso le resultaba molesto a los demás personajes.

¡Claro, a la audiencia le encantaba! Con él aprendieron a reconocer las cantidades, más que con los libritos de primaria.

La vida del Conde Drácula de Barrio Sésamo

Las telarañas eran las decoraciones del polvoriento castillo de este raro teleñeco, que vestía siempre de negro ataviado con una cinta que curiosamente llevaba los colores de la bandera española. Compartía su agrietado y desvencijado hogar con una banda de murciélagos, los cuales trataba como a sus mascotas.

El aire maquiavélico de este personaje era inofensivo. Tal vez, para darle un aspecto macabro, cada vez que reía lo hacía a carcajadas, la cual era acompañada con truenos y relámpagos. Nada de qué asustarse, al contrario, resultaba risible y emocionante las escenas de este personaje de Barrio Sésamo.

Este galante actor, resultaba aún más encantador por las canciones que lo acompañaban en cada aparición. ¡Todas eran sobre contar cosas!

La manía de Draco lo convirtió en el mejor profesor de matemáticas de la época, cuyo número predilecto era el 34.969. Para ser un vampiro, tenía rasgos bastante humanos. Lo único vampírico que tenía eran los colmillos, la capa y la imposibilidad de verse en los espejos.

Entre truenos y rayos el vampiro Barrio Sesamo terminaba su debut en cada capítulo de la serie de muppets más famosa de las tres últimas décadas del siglo XX.

Si te gustó el artículo, el vídeo y los productos compartelo con tus amigos en las redes sociales ….